Tango de Pista centra su método de enseñanza en la conexión con el compañero, la musicalidad y las capacidades y posibilidades de movimiento de cada persona.

Apunta a transmitir a los participantes, los conocimientos para bailar el “tango de la gente común”, en otras palabras, propone conocer la danza que reúne a miles de personas todas las noches en los diferentes reductos tangueros. Esto quiere decir que se basa en la enseñanza del tango como baile cultural y social que nos pertenece.

Para ello, no es necesario la utilización mental para memorizar largos pasos coreográficos, las clases son amenas, sencillas, dinámicas y descontracturantes.
Incluyen entrada en calor, desarrollo de la danza y relajación final.

Se pueden organizar clases grupales entre los pasajeros del hotel que se encuentren en el momento, o también se pueden solicitar clases particulares.

Al final de la clase se puede concurrir a una Milonga o arreglar una salida para otro momento (hay opciones de ir a lugares más clásicos o lugares a donde concurre público más joven, lugares en donde tocan orquestas de tango, con o sin baile).